Perfil Institucional

El 24 de setiembre del año 1866, D. Gaspar Ortuño y Ors, alicantino de Benidorm, secundado por un grupo de compatriotas como D. José Ventura Espinach, D. Martín Echeverría y D. Bartolomé Calsamiglia, fundó la Sociedad Española de Beneficencia para socorrer a todo español desprovisto de recursos o enfermo, residente en el país. Don Gaspar fungió como su primer Presidente.

Años más tarde, concretamente el 29 de octubre de 1880, se inscribió ante el “Archivero General de la Provincia de San José” para regular su situación y conferirle personería jurídica con el fin de alcanzar con más facilidad los fines propios de su creación. Posteriormente, se trasformaría en la Asociación Española de Beneficencia para ajustarse a la Ley de Asociaciones de Costa Rica. Hoy, está inscrita en la Sección de Personas del Registro Público, Número de Expediente 941 y su cédula jurídica es la N° 3-002- 045007.

En el transcurso de los años, dentro de la colonia española, fueron naciendo otras organizaciones (Centro Español, Casino Español, Centre Catalá, etc.) que agrupaban a diferentes colectivos con sus propias normativas. Sin embargo, poco a poco, la mayoría se fueron unificando en una sola entidad que se llamó Unión Española y que compraría el Club Internacional, solar que ocupa hoy el Banco de San José. Más tarde esta organización se integraría a la Asociación. Precisamente, en este edificio, que inauguraron SS. MM. los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, en setiembre de 1977, se estableció una de las más importantes sedes que la Institución ha tenido a lo largo de su historia.

La Asociación Española de Beneficencia es una de las más antiguas organizaciones de beneficencia del país. Ha sido y es orgullo de la colonia española de Costa Rica por los incontables servicios prestados a sus asociados necesitados, siempre fiel al espíritu filantrópico y caritativo de los fundadores. El Artículo 1° de los Estatutos refleja la esencia, siempre la misma, de sus anhelos y de los fines que quisieron para la Institución. A lo largo de los años, el articulado ha sido actualizado considerando los signos de los tiempos -como el Estatuto vigente que aparece aparte-, pero ese sentir, ese hálito primigenio reflejado piadosamente la carta que le remitiera Don Gaspar Ortuño y Ors, representante diplomático de España en Costa Rica, a S. M. la Reina Isabel II, por medio del Ministeriode Estado en Madrid que literalmente decía: "En la siguiente junta quedó constituida la Sociedad Española de Beneficencia en Costa Rica con el noble y humanitario objeto de socorrer a los españoles pobres, enfermos y faltos de colocación", ha sido y es la razón de la Institución.

En la Asociación nunca se han permitido, ni se han dado, diferencias entre los españoles que la han conformado, independientemente de sus creencias religiosas o políticas y de sus condiciones socioeconómicas. De acuerdo con su Estatuto, Artículo 3°, pueden ser miembros los españoles por nacimiento o derecho, los hijos y nietos de españoles. Estas características de tolerancia y diversidad han dotado a la Institución de una gran vitalidad y, en forma casi automática, le ha permitido incorporar a los emigrantes de todos los tiempos,… de los largos últimos
ciento cuarenta y tantos años. El señor embajador de España es el Presidente Honorario de la Institución a donde asiste cuando algún acontecimiento especial lo amerita.

Es importante resaltar que su labor benefactora también se ha extendido generosamente a la sociedad costarricense, en general. Estuvo muy presente después del terremoto del año 1910 que asoló a la ciudad de Cartago, en 1926 con motivo de la catástrofe ferroviaria del Virilla, en las tristemente históricas inundaciones de Sixaola y otras regiones de Limón, etc., solo por recordar algunas de sus actuaciones puntuales a lo largo de este casi siglo y medio de existencia. En la actualidad, la Junta Directiva sigue aprobando, de una manera racional y en
la medida de sus posibilidades, ayudas económicas a las de instituciones nacionales y ONG que lo soliciten y cuya función principal sea la promoción humana de los más necesitados o el fomento de la cultura y bellas artes que no gocen de patrocinio comercial. De esta forma se da fiel cumplimiento a los incisos 4, 5 y 6 del Artículo 1° de los Estatutos.

Fue tal el prestigio que alcanzó la Asociación en su labor filantrópica que, como nota anecdótica muy ilustrativa, baste decir que el mismo Gobierno de Costa Rica aportaba un donativo de ¢2.000.oo (sic) para su mantenimiento y desarrollo, durante los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX.

Para el fiel cumplimiento de sus nobles fines, la Asociación Española de Beneficencia cuenta con los siguientes activos e instituciones:

1. La Casa de España, un hermoso edificio en San José, Sabana Norte, cuya primera piedra se colocó el 19 de enero de 1991 y se inauguró en 1992. Precisamente, se buscó que la inauguración se diera en un año “muy hispánico” por celebrarse el V Centenario del Descubrimiento de América, la Exposición de Sevilla, la Olimpiada de Barcelona, la designación de Madrid como Ciudad Europea de la Cultura y, prácticamente, el 125° aniversario de la fundación de la Asociación y el 20° del Club Campestre Español.


Las principales secciones que conforman el inmueble son: un amplio salón multiuso, varios consultorios médicos para la atención gratuita de los asociados que lo necesiten, un “Patio Andaluz” como Centro Recreativo y que se utiliza, principalmente, para la implementación del programa diurno del Adulto Mayor que se pretende sea similar a los del IMSERSO de la Seguridad Española, una Biblioteca para la lectura y el préstamo de libros a los asociados, cafetería y bar, dos salones adicionales, parqueo y otros espacios para la recreación y promoción del arte y la cultura.

2. La Residencia de Ancianos José Pujol Martí, en La Ribera de Belén, que se comenzó a construir en 1986 en un terreno, precisamente, donado por Don José Pujol Martí, siendo su mayor impulsor y principal ejecutor Don Narciso Garabito Fernández. La inauguración de honor tuvo lugar el 26 de marzo de 1988 con la presencia del presidente de Costa Rica, Don Oscar Arias Sánchez, y del presidente del Gobierno de España, Don Felipe González Márquez. En 2008 se construyó un nuevo módulo por lo que ahora su capacidad total es de 31 cómodos apartamentos al estilo de residencia veraniega. Anteriormente, desde el año 1973 y de común acuerdo con el Hogar Nacional de Ancianos “Santiago Crespo” de Alajuela, la Asociación había construido en sus terrenos el Pabellón Español con siete habitaciones y otras dependencias, que se mantuvo ocupado, prácticamente, en su totalidad.

3. La Capilla, que construyó la Asociación en un terreno entre el Club Campestre y la Residencia, con la generosa colaboración económica de la familia Raventós López. La inauguró Monseñor Bolaños, obispo de Alajuela, en 1989. La capilla es privada y la mantiene la Asociación para servicio de los residentes, de los socios del Club y de los vecinos, en general. Muchos asociados la solicitan para bodas, bautizos, fiestas de quince años, etc.

 

4. El Mausoleo de la Asociación Española de Beneficencia en el Cementerio General de San José, que se inauguró en 1914 según un proyecto diseñado por el arquitecto catalán Lluís Llach en 1909, el mismo que diseñara el Edificio de Correos. Con la ampliación de 1922, son 153 nichos que mantiene la Institución para los asociados que los vayan a necesitar. La Embajada Española donó, adicionalmente, otros cuatro nichos.

5. El Club Campestre Español que, aunque no pertenece a la Asociación entre otras cosas por ser una sociedad anónima, en sus instalaciones se gestó y definió su razón de ser y, hoy en día, aún conserva más del 40% de participación accionaria lo que la convierte en el socio mayoritario por antonomasia. Por eso mismo, todos los miembros de la Asociación tienen derecho a pertenecer al Club sin necesidad de ser accionistas propietarios y, solo con pagar las cuotas de mantenimiento, la Institución les ofrece el privilegio de disfrutar de sus instalaciones.

Por otra parte, la Asociación dispone de un patrimonio formado, principalmente, por la Casa de España, un edificio en la Avenida Central de San José, alquilado hoy a La Tienda la Gloria, la Residencia José Pujol Martí de La Ribera de Belén, la Capilla, el gran porcentaje de acciones que posee del Club Campestre Español S.A., y un edificio en Madrid, calle Hernán Cortés, N° 20 que la Asociación heredó de parte de Don Teodoro Alonso Rodríguez, tras su fallecimiento el 3 de mayo de 1097 en la capital de España. Precisamente, la sostenibilidad financiera-económica se la brindan esos activos y los ingresos que se reciben por los alquileres de los edificios y sus instalaciones, además de las cuotas anuales de los asociados y de los intereses sobre las inversiones de capital. También se reciben algunas donaciones, especialmente del Gobierno Español para ayudar en el programa del adulto mayor.

La Asociación Española de Beneficencia es una hermosa y gigantesca realidad, producto de los sacrificios de muchas personas que, durante su larga trayectoria, han aunado esfuerzos por un ideal filantrópico del más rancio humanismo. Unas lo hicieron entregando desinteresadamente su tiempo y desvelos a la Institución; otras, además, donando parte de su patrimonio personal. Entre los benefactores (*) es justo mencionar en esta síntesis las siguientes personas

Don Abelardo Cepa y González Don Pedro Raventós Gual
Don Venancio Solana Barquín Don José Pujol Martí
Don Ricardo Soto García Don Fernando Rodríguez Alonso
Don Teodoro Alonso Rodríguez  


Dentro del grupo de personas que más tiempo y dedicación dieron a la Asociación, debemos destacar a sus Presidentes (*), que también queremos consignar en esta síntesis histórica por cuanto representan, mejor que nadie, los cientos de personas que, a lo largo de casi siglo y medio, se han sacrificado por la Obra. A éstas y aquéllas,… el reconocimiento por siempre de la Asociación:

Don Gaspar Ortuño y Ors. Don Antonio Urbano
Don Manuel Cano Madrazo. Don José Cruxent
Don Bartolomé Calsamiglia. Don Paulino Buruaga
Don Constantino Rodríguez. Don Felipe Larrad
Don José Piñeiro. Don Mariano Alvarez Melgar
Don Pedro Torres. Don Emiliano Castro
Don Manuel Veiga. Don Carlos Ventura.
Don Venancio A. García. Don José Faja Fourné.
Don L. Batalla. Don Juan de Dios Arce Aysa
Don José María Calleja. Don Alvaro Terán Seco.
Don Gorgonio Herrero P. Don Pedro Raventós Gual
Don Robustiano Rodríguez. Don Félix Moreno García.
Don Manuel Martínez. Don José Pérez Rubín.
Don Fernando Goicoechea. Don Luis Ollé Seuba.
Don Cipriano Herrero. Don José Llobet Comadrán.
Don Juan Arrea y Cosp. Don Nicolás Lapeira Castro.
Don Anastasio Herrero Vitoria Don Ramón Banet Ledo.
Don Gerónimo Pagés. Don Francisco Llobet Rodríguez.
Don Felipe Herrero Doña María del Carmen Mateos Velasco.
Don Manuel Romero  

Al final del folleto se incluye una pincelada de la historia de nuestra patria común y el mapa político de España con sus Comunidades Autónomas, sus capitales y la fiesta de la comunidad correspondiente que, por cierto, también se celebran en la Casa de España. Creemos que también le corresponde a la Junta Directiva de la Asociación propiciar esta labor educativa conforme el Artículo 1°, numeral 4 y otros de los Estatutos. Ojalá que su lectura y estudio acendre nuestro amor por la patria lejana y sirva de necesaria pedagogía para nuestros hijos y nietos que, tal vez, por no haber nacido en el territorio nacional, no conozcan suficientemente la historia y realidad de “su otra” patria. Es lo mínimo que deben saber porque, definitivamente, no se puede amar lo que no se conoce.

admin